15 Ago 2012 06:54 AM

LA ADULACIÓN, UN TERRENO FANGOSO

No pienses que todas las personas deben aceptar tus ideas, tus características personales o tus equivocaciones, pero tampoco creas que la adulación es lo mejor para ti.

Imagen de ilustración

LA ADULACIÓN, UN TERRENO FANGOSO

Un proverbio danés, dice: “La adulación es como la sombra, no nos hace más grandes ni más pequeños”.

La adulación es definida como “hacer o decir con intención, a veces inmoderadamente, lo que se cree que puede agradar a otro”.

En la adulación escuchas lo que quieres oír y si pones tu confianza y seguridad en ello, estás pisando terreno falso.

No creas a la lengua aduladora, pues solo te trae momentos que alimentan tu ego mas no son verdad.

Rodéate de quienes con la verdad pueden decirte lo que conviene, lo que es necesario aunque no estén de acuerdo contigo.

No pienses que todas las personas deben aceptar tus ideas, tus características personales o tus equivocaciones, pero tampoco creas que la adulación es lo mejor para ti.

¿Qué voces escuchas?