Diana Osorio y su hija Aleia.
Diana Osorio y su hija Aleia.
Tomado @QuinteroCalle
28 Mayo 2020 03:50 PM

Qué dicha: Aleia, la hija del alcalde de Medellín, se está recuperando

Paola
Agredo Tapias
@zpaola02
La mamá, Diana Osorio, sería dada de alta este viernes.

Aleia, la hija del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, sigue evolucionando positivamente después de ser sometida a un trasplante de hígado.

Andrés Aguirre, director del Hospital Pablo Tobón Uribe, entregó el cuarto reporte sobre el estado de salud de la bebé de cinco meses, en el cual aseguró que ya fue extubada y ahora respira por sí misma.

Añadió que sus parámetros metabólicos y las sustancias que antes acumulada debido al mal funcionamiento del órgano, vienen mostrando una mejoría importante. 

Lea también: Hígado de Aleia muestra signos de funcionamiento: Director del Hospital Pablo Tobón Uribe

Sobre Diana Osorio, madre de Aleia, manifestó que su estado de salud cada vez es mejor y probablemente sea dada de alta este viernes. 

"Con Aleia, todos los parámetros metabólicos, las sustancias que antes acumulaba por el mal funcionamiento del hígado vienen en mejoría importantísima. En horas de la mañana de este jueves fue extubada, eso significa que en este momento Aleia respira por sí misma, y es una niña vital, que está recuperando la salud", indicó el director. 

El director del hospital explicó que mediante una tecnología denominada doppler, los especialistas monitorean la arteria que fue reconectada durante el procedimiento quirúrgico. 

Tras el procedimiento el cirujano de hospital, Sergio Hoyos, quien integró el equipo interdisciplinario que tuvo a cargo el trasplante, explicó se trató de cirugía compleja, que duró 16 horas, por la corta edad y el peso de la bebé, además porque se tuvo que reemplazar una vena que llega al hígado.

Le puede interesar: Piscivolqueta, nueva modalidad para violar cuarentena que indigna a Colombia

Aleia podría ser dada de alta en dos o tres semanas, aunque depende de cómo evolucione su estado de salud al trasplante de hígado.

El propósito de los médicos era esperar que la niña alcanzara los ocho kilos para reducir los riesgos de la cirugía. Sin embargo, la enfermedad avanzó rápidamente, lo que obligó a que fuera hospitalizada varias veces. 

Incluso, hace 20 días se activó el Código Verde, en búsqueda de un donante, aunque no fue posible, en parte, por la crisis debido a la expansión del coronavirus.