La historia del joven asesinado en su primer día de domiciliario
La historia del joven asesinado en su primer día de domiciliario
Archivo particular
3 Jun 2020 10:57 AM

Esta es la historia del chino que pelaron en su primer día como domiciliario

Miguel Ángel
Valencia González
@MiguelValenciaf
El joven era el mayor de cuatro hermanos.

Salir a hacer un domicilio y ser asesinado es una vez más, de las fisuras en el sistema de seguridad en Bogotá, una ciudad en donde estos casos son tan recurrentes, que muchas personas casi que aprendieron a convivir con estos tristes hechos.

El más reciente caso fue el de Juan Carlos Gálvez, de 27 años, un joven que fue asesinado mientras hacía su primer domicilio en la calle 17 Sur con la Carrera 11 en el barrio Ciudad Jardín Sur, luego de que un desalmado le pegó un tiro en el pecho a quemarropa.

Juan Carlos tuvo que empezar a ser domiciliario en el mismo restaurante donde trabajaba su hermano Kevin, de 22 años, porque el hotel Habitel, donde laboraba, se fue a pique por el coronavirus, situación que llevó a que no le renovaran el contrato.

En su primer día de domiciliario, Juan Carlos recibió un pedido sobre las 8:00 p.m. Su hermano, Kevin, cuenta sobre el hecho, que en el momento en que su hermano entregó el domicilio, estaba hablando con él, por eso alcanzó a escuchar cuando el ladrón le dijo a Juan Carlos: "¿Qué hubo piro**?, bájese del celular".

Después, Kevin escuchó los ruidos del forcejeo, el sonido seco del impacto del disparo y los jadeos de dolor de su hermano, al que se le fue escapando la vida en un frío andén bogotano. El hermano de la víctima llegó al lugar unos minutos después y pudo ver a Juan Carlos vivo, aunque el dolor del impacto no le permitió a decir ni una palabra.

Ese fatídico día, la tripulación del hombre que asesinó al joven se enfrentó a disparos con las autoridades en el barrio Gustavo Restrepo, quedando retenidos el presunto criminal que accionó el gatillo del arma de fuego, la mujer que iba conduciendo, hermana del malandro, y hasta la compañera sentimental del posible culpable.

Todos quedaron por cuenta de las autoridades competentes y enviados a la cárcel por las medidas de aseguramiento dictadas, mientras el muchacho infortunadamente perdió la batalla contra la muerte al recibir el certero balazo en el pecho.

Fuente
Sistema Integrad Digital