Claudia López en Kennedy
Inaldo Pérez - Sistema Integrado Digital
12 Mayo 2020 11:19 AM

La dura crítica que recibe Claudia López por el manejo de la pandemia

María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs
Dijo que eso confunde a la ciudadanía y a empresarios. “Las demás ciudades van avanzando” frente a la reapertura y “Bogotá está demorada".

El presidente de ProBogotá, Juan Carlos Pinzón, afirmó que Bogotá “está muy demorada” al compararla con otras ciudades como Medellín frente a la reapertura de las empresas que hacen parte de los sectores autorizados por el Gobierno para operar.

“Cuando compara uno a Bogotá con el resto del país, en particular con Medellín se ven diferencias grandes, en Bogotá operan unas 1.600 empresas y en Medellín ya operan 50.000. El sector privado está realmente golpeado, hay compañías cerradas que al no recibir ingresos tiene serias dificultades para cumplir sus pagos con empleados y trabajadores”, indicó.

Admitió que esto está ligado a la cifra tan alta de contagios que tiene Bogotá – supera los 4.300 – pero señaló que la tasa de ocupación de las UCI es baja y por eso es hora de empezar “a crear medidas más efectivas que balanceen ese tema de salud con actividad económica”.

Sobre la posición que ha tenido la alcaldesa de Bogotá, Claudia López frente a las decisiones del Gobierno Nacional, Pinzón afirmó que si se juega con dogmas al final va a perder la ciudadanía. “No soy amigo de ser quien crea conflictos, pero si puedo decir que esto se puede gestionar todavía mejor si hay coordinación y diálogo con el Gobierno con un enfoque dedicado a gerenciar y producir resultados”, agregó.

Destacó que López ha intentado desde el principio informar a la ciudadanía que este es un virus que tiene contagio rápido y por eso hay que protegerse, “pero me preocupa que cada vez que sale una medida del Gobierno ella salga a controvertirla o interpretarla de manera diferente, eso es un error, confunde a la ciudadanía y a los empresarios”.

Y mientras tanto, a juicio de Pinzón, “resulta que las demás ciudades van avanzando y Bogotá se queda (…) Lo que sucede es que la gente empieza a tomar sus propias decisiones si no hay una coordinación entre el Gobierno Nacional y el local, y entonces cada quien aplica la teoría de ‘sálvense quien pueda’”.

Se mostró a favor de la reapertura gradual, bajo protocolos de seguridad pero sin jugar con la política ni meter sesgos ideológicos. “La gente tiene que volver a trabajar, pero también en una libertad llena de conciencia como evitar salir si no es necesario y si sale aplicar todos los protocolos de cuidado”.

Fuente
Sistema Integrado Digital