El sujeto la quería llevar al barrio Santa Fe.
El sujeto la quería llevar al barrio Santa Fe.
Colprensa
21 Nov 2022 09:34 PM

Zonas de tolerancia en Bogotá, los puntos calientes por los que es una aventura pasar

Camila
Castillo
@yineth_cas
Por este punto, miles de estudiantes y trabajadores deben pasar, así sea en Transmilenio.

La llamada zona de tolerancia en Bogotá está ubicada en el barrio Santa Fe, de la localidad de los Mártires, sobre las calles 22 y 19 entre carreras Caracas y carrera 20 donde es usual ver problemas de prostitución, drogadicción y robo.  

Este es un punto de la ciudad donde los únicos que recorren el lugar sin miedos son quienes los habitan, entre delincuentes que se camuflan como habitantes de calle, comunidad LGTBI, y mujeres dedicadas a ofrecer servicios sexuales.  

Le puede interesar: Calles de Bogotá: ¿Cuál es la Avenida Sirena? ¿De dónde a dónde va?

El lugar no es pintoresco, se viste con facha de hoteles o casas de inquilinatos para esconder escambrosos sucesos como por ejemplo lo sucedido en el club nocturno La Piscina y el Castillo donde se manejaban negocios relacionados con el narcotráfico. 

Al parecer en la zona se presta vigilancia, pero usuarios de Transmilenio denuncian que por este espacio donde pasa el articulado es usual que se suban a pedir dinero o robar en el medio de transporte, por eso, algunas personas recomiendan tomar rutas que no paren en este punto.  

¿Por qué se llama zona de tolerancia? 

Se conoce así porque es el lugar donde las personas adultas ejercen de manera legal la prostitución, pero quienes ejercen ese trabajo son obligados a realizarse de manera permanente exámenes médicos que garanticen que no son portadoras de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Asimismo, el Distrito debe entregar preservativos de manera gratuita con el fin de evitar que estos lugares sean focos de infección.  

Entre tanto, estás zonas de tolerancia existen en el barrio Santa Fe para que no se realice de manera ilegal en otros puntos de Bogotá, lo que generaría un problema social por los residentes de los sectores, sobre todo los menores de edad que no pueden ser obligados a ejercer este tipo de trabajo.  

También puede leer: Curiosidades de la Carrera Séptima, la zona más importante para aprender sobre cultura en Bogotá

Del mismo modo, teniendo un punto fijo para este trabajo, se busca tener cierto control de las personas que se dedican a esta labor y donde el fin es evitar que se incluyan menores de edad. 

Es importante que, aunque se trate de manejar este territorio con pinzas, hay investigaciones periodísticas que apuntan que hay redes que usan como fachada este empleo para realizar otro tipo de acciones como es el hurto o el tráfico de estupefacientes.  

A pesar de ello, en algún momento se habló en eliminar esta zona, o ayudar a quienes se dedicaban a vender servicios sexuales, esto con los jardines nocturnos y otros incentivos por parte del gobierno. Lo cierto es que la situación de orden público en el lugar no  es la mejor y es preferible evitar la zona.