León Júpiter
Dagma, adelanta misión de rescate del felino en malas condiciones en Córdoba.
Cortesía Redes Sociales
20 Jul 2020 10:50 AM

Ana Julia Torres, cuidadora del león Júpiter, dice que lo cremaron sin su consentimiento

Diana Marcela
Villegas
@machevillegas
Júpiter murió el 18 de marzo, tras permanecer bajo vigilancia médica durante 20 días.

Con resignación y tristeza, Ana Julia Torres, la mujer que se convirtió en la mamá del león Júpiter, ya que lo crió desde que era un cachorro, recibió del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma), las cenizas del felino.

La mujer subió un vídeo en redes sociales, donde afirma que le entregaron dos bolsas con sus cenizas y nunca le notificaron que lo iban a cremar.

Me siento ofendida, agredida y violentada en mis derechos, cremaron a Júpiter y no me avisaron, no tuvieron en cuenta mis sentimientos, simplemente me llamaron para que fuera a recoger las cenizas. He preguntado por qué no me llamaron y porque no me entregaron el cuerpo para yo sepultarlo si se lo había pedido a la Fiscalía, yo como su madre quería darle el último adiós”, expresó Ana Julia.  

Torres señala que no entiende porqué tomaron esta decisión si el cuerpo del león estaba en custodia. “La muerte de Júpiter estaba en investigación y cuando un cuerpo está en investigación no se puede cremar”, agregó.

Su deseo era enterrar el cuerpo de Júpiter, en el refugio animal Villa Lorena, ubicado en el nororiente de Cali, donde creció.

Le puede interesar: Pico y cédula en Bogotá este lunes 20 de julio

De acuerdo a Ana Julia, el Dagma no tomó a consideración que, de manera particular, querían hacerle una autopsia pues no quería quedarse con los resultados entregados por la Fiscalía.

Según la mujer, la única respuesta que le dan, es que no le entregaron el cuerpo porque era contaminante. Antes de conocer el dictamen forense, donde indican que el león murió de muerte natural, su cuerpo permaneció por cuatro meses en una nevera. 

Cabe recordar que el felino que fue huésped del refugio Villa Lorena, de dicho lugar fue trasladado al Zooparque Los Caimanes de Montería, porque supuestamente no contaba con un hábitat adecuado.

Meses después fue traído de regreso a Cali, por el mal estado de salud en el que se encontraba, ya que al león le fueron detectadas neumonía, hemoparásitos, anemia, falla hepática, caquexia y tumoraciones en hígado y pulmones.

Pese al esfuerzo de los veterinarios que estaban velando por su recuperación, Júpiter murió el 18 de marzo, tras permanecer bajo vigilancia médica durante 20 días.