Estudiantes agredidos
Estudiantes agredidos
Suministrada / RCN Radio
10 Mayo 2022 03:25 PM

Casos de bulliying son cada vez más violentos: partiría en el hogar

Alejandra
Herrera
@HerreraAleja07
Psicólogos advierten que hay que vigilar que tratos tienen los niños por parte de sus padres y que tanto ven redes sociales.

Los casos de bullying y acoso en las instituciones educativas se ha convertido en el pan de cada día. Lo preocupante es que cada vez se vuelven más violentos y los ambientes escolares parecen ser más hostiles. 

Frente al aumento de estas situaciones en los colegios, se consultó no solo a fuentes del Ministerio de Educación, sino también a expertos en psicología para conocer sobre qué estaría influyendo en el comportamiento de los niños, niñas y jóvenes. 

María Paula Aguilera, psicóloga especialista en psicología clínica y autoeficacia personal de la Universidad El Bosque, aseguró que se deben tener en cuenta varios factores, entre ellos el rol del hogar y todo lo que tiene que ver con el desconfinamiento. 

Puede leer: Peladita le rayó la cara con un bisturí a una compañerita de clases en Suba

“En términos del hogar encontramos que si los muchachos crecen en un ambiente en donde hay dinámicas muy hacia los polos, es decir, pautas de crianza muy estrictas o muy permisivas van a haber problemáticas a la hora de reconocer actitudes hacia los otros. Se van a generar dificultades en la creación de empatía, y más, si sumado a esto hay abusos y violencia doméstica”, dijo Aguilera. 

La experta en psicología aseguró que, dadas todas estas vivencias en el hogar, llevan a que “estos patrones de violencia se repliquen en los entornos educativos y a que esa jerarquía y esa voz que los muchachos no pueden tener en sus casas, la puedan tener con sus pares, es decir, con sus compañeros de colegio”. 

Le puede interesar: Peladita le da cuchillo sin piedad a compañera del colegio en Mosquera

Asimismo, añadió que, “llevamos una etapa de confinamiento de dos años en los cuales los estudiantes de diferentes edades han dejado de tener contacto con sus pares, o si lo han tenido ha sido con personas de su misma familia y esto comienza a generar en los muchachos menos habilidades sociales y menos capacidad para saber cómo comportarse, cómo solucionar problemas, frustraciones, conflictos con otros, ya que no van a tener las mismas habilidades de gestión emocional que se pudiesen haber desarrollado”, aseveró la psicóloga.