En 2017, 446 las empresas que reportaron haber sido víctimas de estas prácticas
En 2017, 446 las empresas que reportaron haber sido víctimas de estas prácticas
Colprensa
24 Jul 2019 04:42 PM

¿Con ganas de sacar un crédito? Estos son los consejos que le ayudarán a mejorar su vida crediticia

David
Aponte Caballero
@apontecaballero
Ahora deberá convencer a complejos sistemas analíticos para que le aprueben su crédito.

Los créditos se han convertido en una de las fuentes de financiamiento más usadas por los colombianos, este es uno de los productos financieros preferidos en el país. 

Según cifras de la Superintendencia Financiera de Colombia, se evidencia un leve crecimiento de las deudas que tienen las empresas y las personas naturales con dichas entidades durante el presente año. 

El organismo destacó que, en el mes de mayo, el saldo total de las deudas de los colombianos con el sistema financiero, incluidas las empresas, sumaron 479,9 billones de pesos, lo que significó un crecimiento real anual de 3,89 % frente al mismo periodo del año anterior. 

Sin embargo, al momento de enfrentarse al momento de la aprobación de un crédito, muchos colombianos se quedan en la lista de espera, sin préstamo, sin plata y con la duda de por qué le fue negada la solicitud en medio de un proceso donde la tecnología toma un lugar cada vez más relevante. 

En medio de este panorama, Mario Alberto Muñoz, experto en  el dominio de riesgo para SAS Latam, quien habló de los nuevos procesos tecnológicos para la aprobación de créditos y dio pistas de qué pasos seguir para obtener este producto financiero sin mayores problemas. 

¿Qué tanto se endeudan los colombianos?

Tenemos cifras que arrojan un promedio de crédito de casi $4,5 millones por cada colombiano. A esto hay que sumarle el endeudamiento de las empresas, para un gran total de más de $400 billones en créditos en Colombia.

¿Para qué compras o inversiones se endeudan los colombianos?

Los colombianos tienden a tomar como primera opción los celulares para invertir y/o endeudarse, seguidos por los planes de televisión y los electrodomésticos, según reporta Datacrédito Experian.

Esto se debe a que estos portafolios tienen mayor facilidad de acceso, por lo que se convierten en el primer paso para introducirse en el sistema financiero y comenzar a crear un puntaje crediticio. 

Así mismo, productos como los celulares y los electrodomésticos son comercializados con una cuota de interés “baja”, esto siempre va a depender de quien lo paga, lo que les permite a los clientes costearlos de manera más sencilla para cualquier nivel de riesgo.

¿Qué tan difícil es lograr la aprobación de créditos en estos momentos? 

El mercado está creciendo muy rápido en número de compañías que otorgan crédito. Hay 'fintechs', servicios financieros a través de aplicaciones, que ponen 10.000 créditos de consumo con dos personas, pero no se queda ahí; también están originando créditos para el sector de las pymes y estos son 100% digitales, estas compañías no tienen el peso de la regulación dado que no captan dinero y tienen una gran ventaja: nacieron digitales.

Antes el mercado era demandante, todas las personas iban al banco a pedir un crédito y las entidades tenían un montón de solicitudes en sus oficinas. En la medida en que han entrado más actores como las fintech, las cooperativas y compañías de microfinanza, el mercado cambió de ser de demandante a oferente. 

Le puede interesar: Su microempresa puede capacitarse en facturación electrónica con la Dian 

Por eso ahora, por ejemplo, los bancos llaman regularmente a las personas diciéndoles que tienen un crédito preaprobado de libre inversión, tarjetas de crédito, etc. 

Cada vez es más fácil tener la aprobación para un crédito y, dada la cantidad de oferentes en la actualidad el diferencial lo marca el precio porque si la persona va a un banco de pronto son más exigentes, pero le van a dar una tasa menor. Por el contrario, en una fintech el pago va a ser más alto. 

En últimas, las personas que no tienen un crédito hoy es porque no han comenzado su proceso de bancarización porque incluso hay gente a la que le prestan estando reportada en centrales de riesgo. 

¿Cómo se calcula la calificación crediticia de un ciudadano?

En términos de lo que conocemos en el mercado hay dos fuentes de datos importantes para un otorgamiento de crédito. La primera, conocida como fuente interna, se da si la persona ya es cliente, entonces hay unos vectores de comportamiento de pago que son analizados dentro del contexto de la entidad. Además, se ubica a la gente en un segmento dependiendo de los ingresos, situación sociodemográfica y comportamiento de pagos. 

La otra fuente de información, la externa, se refiere a los datos que tienen las centrales de riesgo, llámense Experian o Transunion, que son vendidos previa la aceptación del cliente. Con esto, lo que las entidades financieras encuentran es el nivel de endeudamiento: cómo se comporta la persona con otras compañías, puede ser que a una con la que tenga un crédito le pague bien, pero al resto del mercado mal o viceversa.

Todas esas situaciones juegan en las variables de los modelos como explicación de una posibilidad de default y al final, juntando toda esa información, se logra tener un score crediticio para determinar si se le presta o no a la persona. 

¿Qué hábitos facilitan la aprobación de créditos y cuáles la dificultan?

Así el cliente no pase el umbral de los 30 días de incumplimiento de pago, por lo que sería reportado ante una central de riesgo, toda entidad es capaz de calcular con cuántos días de mora va a abonar regularmente. Aunque no se llegue al reporte, tener un hábito de pago de demora de cinco, 10 o 15 días dificulta la posibilidad de que haya un aumento en el crédito, o que haya mayor cupo de endeudamiento, e inclusive, que tenga una mejor tasa de interés. 

El punto ahora no es si la persona puede acceder al crédito o no, porque incluso hoy en día se lo otorgan a gente que no trabaja, como a los estudiantes, porque los bancos han logrado conseguir estimaciones de ingresos basados en la mesada que les dan sus papás y con ello logran desarrollar una estructura de crédito. 

Allí lo importante es qué tasa o valor se está pagando por ese acceso al crédito. Un consejo en este sentido es pagar a tiempo, no tener procesos excesivos de endeudamiento como cuando se utiliza mucho la tarjeta de crédito y todo se coloca a 36 cuotas, por lo que se mantiene copada y puede presentar problemas en el acceso. 

Supongamos que un colombiano no alcanza la calificación requerida para la aprobación de un crédito ¿Qué puede hacer?

Hoy en día si la persona no alcanza la calificación es porque en el pasado ha tenido malos hábitos de pago. Eso quiere decir que tiene algo en mora, porque pagó mal el celular, sacó unos muebles a crédito y los pagó mal, o que tiene una cartera castigada, lo que impide que su score crediticio suba.

Sin embargo, a la fecha, si un banco se niega a dar un crédito seguro hay una fintech que lo va a otorgar, aunque vaya a ser bajo una tasa de interés mucho más alta. El problema ya no es el acceso sino el monto y la tasa, porque cuando el cliente tiene cero experiencia crediticia, después de los bancos hay 50 entidades en Colombia dispuestas a prestarle, aunque sea un monto bajito entre 1 y 3 millones de pesos con una tasa muy alta, que normalmente va a ser debajo de la tasa de usura, pero más alta que la de un banco.

¿Qué tan determinantes son los comportamientos en entornos digitales para la aprobación de créditos?

En Colombia y el resto de Latinoamérica el comportamiento en el entorno digital no es un impulsor ni frena la aprobación de un crédito. Hay mercados como el brasileño o el mexicano que tienen un desarrollo más avanzado en cuanto a la revisión e implementación del ámbito digital que Chile, Colombia y Perú, por ejemplo, pero la realidad es que aún no se ha convertido en un factor determinante. 

Sin embargo, aunque hoy en día no está implementado en un 100% todos los bancos sí van hacia allá, todos saben que el camino debe ser hacia la captura de información en redes sociales para conocer mejor los comportamientos de pago, la ubicación y así poder brindar mejores ofertas.

Es muy diferente que a un cliente o potencial cliente le envíen un mensaje de texto diciéndole que el sábado tiene un descuento en su tienda de zapatos preferidos, a que este esté frente a la tienda y mientras pasa al frente le llegue información indicándole que tiene cierto porcentaje de descuento por comprar allí en ese mismo instante.

Estos son los caminos a los que SAS le apunta con su tecnología, son los menos frecuentes pero la compañía ya tiene experiencia con clientes que
implementan estas soluciones. De esta manera, SAS les garantiza ingresos y un retorno de la inversión porque logramos muchos momentos de verdad con los consumidores. 

Fuente
LA FM