TENDEROS
COLPRENSA
28 Abr 2020 03:20 PM

¡Pilas! Conozca los tipos de clientes que visitan su negocio y cómo torearlos

Oscar Mauricio
Carvajal Combariza
@OscarMCarvajal1
La paciencia, organización y calidad de los productos son claves para conservarlos y no dárselos en bandeja de plata a la competencia

Ovidio Peña, consultor profesional sobre gestión empresarial y coach en temas de servicio al cliente dio a conocer en La Tienda Ganadora de la Cariñosa los diferentes tipos de clientes que ingresan a los negocios y la forma de manejarlos para mantener estables los ingresos de su negocio en época de pandemia por el COVID-19.

Invasor de fronteras

Es el cliente que va a golpear la puerta del negocio a cualquier hora del día aun cuando se encuentra cerrado y le resulta complejo reconocer las barreras de respeto de espacios que deben establecerse con las personas. Para este caso, es importante poner límites claros desde el inicio de la relación tendero-cliente, explicándole hasta tres veces los horarios que maneja de atención, los cuales se harán con toda la amabilidad del mundo. Así mismo, el tendero debe tener horarios fijos de atención al público, ya que podría estar perdiendo clientes por desórdenes en los mismos y dejárselos en bandeja de plata a la competencia.

El agresivo

Se caracterizan por ser exigentes y se quejan con facilidad de cualquier situación que se presenta en el negocio llegando al punto de ser groseros; haciendo comentarios fuertes sobre alguno de los servicios brindados. Para este tipo de cliente Ovidio Peña recomienda el principio de toda madre de familia, es decir, tener paciencia al tiempo que se puede desarrollar la “escucha activa” que consiste en mirar a la persona con respeto, dejando la actividad que se realiza de lado y decirle que la entiende complemente.

El quejoso

Es aquel consumidor que tan pronto como ingresa al local comercial comienza a quejarse de los precios, la calidad de los productos y el servicio con una mala cara. En ese sentido, es importante no dar motivos para que se comience a quejar manteniendo la tienda limpia, las vitrinas organizadas y brindando un trato cordial. Al igual que el cliente agresivo, se hace indispensable mantener la calma, escuchar y para el caso del alza en cierta mercancía, hacerle entender los motivos por los cuales tiene ese valor en ese producto.

“La tienda que más vende, en la que se atiende con gran cariño más allá de si tiene o no vitrinas imponentes o si se encuentra ubicada en un gran local, de allí se aumentarán notablemente el volumen de sus ventas porque el cliente es quien les da de comer”, concluyó Ovidio Peña, consultor profesional sobre gestión empresarial y coach en temas de servicio al cliente.