Héroes anónimos en la cuarentena: Los domiciliarios
Los ciudadanos aseguran que son muy perseguidos por las autoridades.
Inaldo Pérez
1 Abr 2020 09:12 AM

Héroes anónimos en la cuarentena: Los rappitenderos

En medio del aislamiento, los domiciliarios se han convertido en protagonistas fundamentales.

No es nada fácil ser domiciliario en una ciudad caótica como Bogotá que funciona con una lógica que se basa más en la astucia que en la cordialidad.

Ahora que la ciudad se ve más solitaria, los domiciliarios siguen sufriendo, pero su enemigo no son las calles rotas o los pitidos ensordecedores de los carros apretujados, sino el peligro de contagiarse con coronavirus.

Estos héroes anónimos, en medio de la cuarentena obligatoria, deben sufrir en silencio una serie de situaciones que muchos desconocen.

Por ejemplo, varios de ellos han alegado que hay una dura persecución de parte de las autoridades a la hora de hacer sus pedidos. Además, han tenido que vivir largas filas para comprar los productos que sus clientes demandan.

Asimismo, aseguran que si tienen ganas de ir al baño, nadie les ayuda, ni siquiera los centros comerciales donde regularmente les restringen la entrada.

Por último, afirman que las entregas que realizan se demoran mucho en concretarse, pues no los dejan entrar a los conjuntos residenciales a entregar los productos y por esa razón, mientras los clientes bajan por los pedidos sus tiempos de entregas terminan por desordenarse.

Fuente
Sistema Integrado Digital