Los uniformados fueron hallados sin vida en un paraje en el  sur de Córdoba.
Foto referencia policías.
Foto cortesía.
6 Sep 2020 11:05 AM

Piden investigar detalles sobre motín en estación de Policía de Soacha

Carlos
Brand
@brandalaire
El amotinamiento se habría sido por la restricción a visitas a los detenidos.

La Fiscalía investiga quiénes serían los responsables del amotinamiento y asonada ocurridos el viernes 4 de septiembre en la Estación de Policía de San Mateo en el municipio de Soacha (Cundinamarca).

Según Nidia Pilar Rojas Directora Seccional de Cundinamarca, los hechos dejaron como resultado diez reclusos gravemente heridos y uno fallecido.

El CTI adelanta las labores para recaudar material probatorio y evidencia física, así como citaciones a testigos para escuchar sus declaraciones con el fin de aclarar el hecho y las circunstancias que rodearon el incendio y las razones que promovieron el acto delictivo.

Le puede interesar: Claudia López, alcaldesa de Bogotá, fue víctima de ataque homofóbico

Entretanto la Veeduría de la Policía, en cabeza de su presidente, Armando Vergara aseguró que se tiene conocimiento de la posible causa del amotinamiento.

“Los internos se amotinaron a consecuencia de que no les dejaron entrar las visitas de sus familiares”, indicó.

Vergara agregó que “Desde la Veeduría le pedimos al alcalde de Soacha que se dé alguna solución y se arregle lo más pronto posible el CAI de San Mateo, ya que este lugar fue recientemente arreglado por la comunidad”.

Lea además: Nueve reclusos y dos policías resultaron con quemaduras por amotinamiento en CAI de Soacha

Fuentes del lugar indicaron a este medio que es delicada la situación en estaciones de Policía de este municipio del centro de Cundinamarca, debido a que deben mantener detenidos a personas cobijadas con medida de aseguramiento e incluso condenadas, en estos lugares no aptos para tal fin.

Indicaron que la situación es una bomba de tiempo, por la vulnerabilidad de estos centros de atención de la Policía.

Nueve reclusos fueron remitidos al Hospital Simón Bolívar en Bogotá con graves quemaduras en la mayor parte de sus cuerpos, mientras que la otra persona permanece en la Clínica Cardiovascular del Niño en el mismo municipio con pronóstico reservado.