Engativa
Vendedores informales fueron reubicados en la localidad de Engativa
Terranum
13 Abr 2019 02:39 PM

Vendedores ambulantes fueron reubicados en cuatro quioscos en la localidad de Engativa

Laura María
Sánchez Pico
@LauramSanchezp
120 millones de pesos fueron invertidos en los puntos formales de venta

Vender en la calle es uno de los oficios del “rebusque” más utilizados por los colombianos ante la falta de oportunidades laborales. 

Sin embargo, para contrarrestar esta realidad, Terranum en el marco de su programa de responsabilidad Social “Buen Vecino”, se ha unido con el Instituto para la Economía Social (IPES), el Departamento Administrativo para la Defensoría del Espacio Público (DADEP), la Alcaldía Local de Engativá, el IDU y el Taller del espacio Público, para entregar cuatro puntos formales de venta en el Complejo empresarial Connecta 26, ubicado en la avenida El Dorado en Bogotá. 

Trabajar en la calle resulta ser una opción rentable para muchos vendedores, ya que ellos manifiestan tener libertad de horarios, rentabilidad y vender variedad de productos, incluso preparados; sin embargo, la invasión del espacio público se ha convertido en un tema crucial que ha puesto en la mira el artículo 140 del Código de Policía. 

Lea más: Secretaría de Salud clausuró por cochinos, calabozos en Ciudad Bolívar

“Llevaba más de 14 años trabajando en la calle con mi carrito, hoy puedo hacer mis ventas de una manera más cómoda, evitando estar debajo de la lluvia el sol, y además evitando desplazar los productos todos los días hasta allí”, expresó María Amparo Salamanca, una de las beneficiarias del programa. 

Es por esto que Terranum, como desarrollador y propietario de Connecta, complejo ubicado en Engativá, una de las zonas con mayor crecimiento en ventas informales, entrega en conjunto con las entidades distritales, una opción de trabajo digna a cuatro personas cercanas a la tercera edad y cuyas condiciones de vulnerabilidad, impedían su acceso al mundo de la formalidad laboral. 

Ahora las personas de dicha localidad contarán con un espacio aséptico y alimentos saludables porque los beneficiarios no podrán vender productos preparados, previendo así la generación de enfermedades gastrointestinales por la manipulación de comida. 

Lea también: En jardín infantil de Barranquilla, menor habría sido abusada sexualmente

Vale la pena destacar que en Bogotá hay aproximadamente 20.500 vendedores informales censados, según el Ipes. Las localidades donde más se centran son Santa Fe (10.135), Kennedy (4.337) y San Cristóbal (3.556); y en Engativá se quiere evitar la proliferación de ellos, por ser una zona recurrente por estaciones de Transmilenio. 

 

Fuente
Sistema Integrado Digital