Esta es la muerte número 16 en Cartagena
Cortesía
30 Ene 2022 01:29 PM

Por ajuste de cuentas un hombre fue asesinado por sicarios

Orlando
Ramos Esalas
@ramosesalas
Esta es la muerta número 16 bajo la modalidad de sicariato en Cartagena de este año

Jorge Luis Romero Díaz, de 61 años de edad se convirtió en la víctima número 16 de los sicarios en la ciudad de Cartagena de Indias, en lo que va corrido del del año 2022. 

El lugar escogido esta vez por los pistoleros fue el corregimiento de La Boquilla donde sorprendieron al hombre cuando caminaba por la calle El Bodegón cerca a Los Morros, en la zona norte de la “Heroica”, siendo las 10:45 de la mañana del sábado 29 de enero.

Lea también: Aquí están los bandidos más más buscados en Cartagena

El hecho sicarial fue ejecutado por  hombres a bordo de una moto quienes, de acuerdo a la información aportada por algunos habitantes del sector, el parrillero al ver a Romero Díaz sacó un arma de fuego y le disparó en repetidas ocasiones. 

La víctima murió en el acto y a la vista de todos, noticia se regó rápidamente en el corregimiento por lo que al lugar llegaron muchos curiosos para enterarse de lo ocurrido.

Por este homicidio el comandante de la Metropolitana de Cartagena de Indias, brigadier general Nicolás Zapata, informó que a través de una rápida reacción con la puesta en marcha de un “Plan Candado” donde participaron los cuadrantes de la zona, fueron capturadas tres personas, quienes luego de cometer presuntamente el delito huyeron hacía el barrio Crespo.

Puede interesarle: Por pegarle unos tiros a dos hombres en un barrio de Cartagena, atraparon al ‘Mau’

Entre tanto las autoridades debieron acordonar el lugar donde quedó el cuerpo sin vida de Jorge Luis Romero Díaz, para adelantar las labores del levantamiento del cadáver, recoger evidencia, y ser luego llevado hasta la morgue de Medicina Legal.

Del porqué asesinaron a esta persona, serán los investigadores de la Institución armada los encargados en esclarecerlo, de acuerdo a las declaraciones que puedan entregar en su momento los capturados.