Capturados por extorsión
Cortesía Mebar
26 Mayo 2021 01:46 PM

Tres malacarosos extorsionaron a cura para no revelar video sexual

Diana Carolina
Navarro González
@nanalacrespa
Los delincuentes exigían $200 millones al religioso.

Cuando recibían el pago de una extorsión por parte de su víctima en el interior de un centro comercial al norte de la ciudad, fueron capturados en flagrancia tres hombres, por parte de miembros del Gaula de la Policía.

La víctima es, según las autoridades, un sacerdote activo en la ciudad de Barranquilla, que empezó a ser chantajeado por los delincuentes a cambio de no revelar un supuesto video con contenido sexual.

Por esta razón le estaban exigiendo $200 millones para no publicar la grabación.

El religioso alcanzó a cancelar un millón de pesos, pero evidentemente, esto no fue suficiente para los extorsionistas y a través de un panfleto, continuaron las intimidaciones donde le decían que si no les entregaba 7 millones de pesos, su residencia iba ser prendida en fuego.

Los tres hombres capturados, identificados con los alias de ‘Tula’, ‘El Abogado’ y ‘Nariz’, permanecen bajo custodia de la Fiscalía General de la Nación.

"Con estos videos lo estaban extorsionando, le hacían una millonaria exigencia para no subir el material a redes sociales. Inicialmente envían a alguien que simula ser un abogado quien le arma toda la historia de que debe pagar el dinero, para que no se vea involucrado en este hecho. El entrega un pago inicial y posteriormente, hacen una segunda exigencia y es entonces cuando decide denunciar", sostuvo el general Diego Rosero, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla.

El Gaula de la Policía junto con la victima armaron un operativo para pactar la supuesta entrega en el centro comercial, en horas de la tarde, y cuando la víctima procede a entregarle el paquete con el supuesto dinero al delincuente, llegan los miembros del Gaula y proceden a capturarlo, así como a los otros dos cómplices que aguardaban en un carro fuera del lugar.

Lo insólito del hecho es que, al verificar la supuesta evidencia sexual contra el sacerdote, esta era falsa y se trataba de un video de caricaturas.

Fuente
Sistema Integrado de Información