esposas
esposas
Foto: Ingimage
24 Oct 2022 11:10 AM

Gemelos lograron escapar de casa de sus padres: los mantenían atados con esposas

Unos gemelos de 16 años eran sometidos a beber cloro y a constantes maltratos por parte de sus papás.

Un caso que ha conmocionado y ha traspasado fronteras es de unos gemelos (hombre y mujer) de 16 años que lograron escapar de los maltratos de su mamá y padrastro, quienes los sometían a terribles condiciones y los mantenían esposados en su propia casa. 

Cuando caía la noche, los menores esperaron a que sus familiares se durmieran para emprender su huida y lograron llegar a una comisaria con la ayuda de una vecina. 

De acuerdo con declaraciones de la mujer a las autoridades, los adolescentes se encontraban en pésimas condiciones y con signos de desnutrición. Además aseguraron que mantenían esposados a la lavandería de su casa, por orden de su madre. 

Le puede interesar: Aliste botas e impermeable: Ideam advierte que continuarán las granizadas

El hecho fue registrado en EE.UU., en donde Zaikiya Duncan (madre de los menores, de 40 años), y  su pareja Jova Terrell, de 27 años, fueron capturados en Luisiana, a donde huyeron después de enterarse que los gemelos escaparon y los denunciaron. 

Según medios locales, otros cinco menores permanecían bajo custodia de la pareja y bajo crueles maltratos, quienes fueron puestos a disposición de la comisaría del estado para estar en protección.

Lea también: Tigres del Norte están de luto: su madre murió cuando estaban en pleno concierto

Según documentos que registran las condiciones en los que fueron encontrados los gemelos, se dio a conocer que contaban con ampollas en las muñecas que sangraban, además de otras cicratrices que evidenciaban el maltrato al que eran expuestos. 

A su vez, los gemelos en su testimonio indicaron que eran obligados a beber cloro, les rociaban otros líquidos flamables en la boca y llegaban hasta a quemarlos. 

Entretanto,se dio a conocer que la madre de los menores ya había sido denunciada por maltrato en 2012. Por ahora, tanto ella como su pareja permanecen bajo supervición del Servicio de Protección al Menor (CPS).