Germán Navas Talero, representante a la cámara por el Polo Democrático en cacerolazo
Ángel Ocampo
26 Nov 2019 04:12 PM

Cacerolazo en el Congreso de la República por falta de pagos

Ángel
Ocampo Rodríguez
@Angelgocampo
La otra razón de la protesta es la muerte del estudiante Dilan Cruz.

En el Congreso de la República se vivió un segundo día de cacerolazo, pero esta vez fueron los empleados y miembros de las Unidades Legislativas de Trabajo de los diferentes senadores y representantes del edificio nuevo que protestaban por la muerte del joven Dylan Cruz.

Con arengas como: “ Dylan no murió, a Dylan lo mataron” o “ Dylan no murió, el Estado lo mató”, los empleados del Congreso se unieron con cacerolas para protestar y pedirle a la Policía, actuar sin represión.

Lea también: ¡Fregados! Hackean cuenta oficial de Twitter de la Rama Judicial

En los pasillos del Congreso se dice que los empleados de la Cámara también están inconformes porque la administración no ha realizado el pago de este mes y los problemas en las telecomunicaciones en las oficinas han colmado la paciencia de los contratistas y trabajadores de carrera.

Congresistas de la oposición y algunos independientes realizaron un cacerolazo en la plenaria de la Cámara de Representantes de este lunes.

Al presidente de la Cámara, Carlos Cuenca no le cayó bien la actuación de los congresistas y decidió levantar la plenaria de la Cámara y convocarla para el día siguiente.

En contexto: Samper Mendoza: Hombre fue asesinado a puñaladas y tiraron el cadáver a la calle envuelto en una cortina

Ese mismo día, antes del inicio del debate de los proyectos de la Comisión primera de la Cámara, congresistas de diferentes partidos políticos expresaron sus posiciones sobre las marchas que se vienen presentando en el país en los últimos días y algunos llevaron cacerola y molinillo para protestar en el Congreso.

En medio del cacerolazo se presentó una fuerte discusión entre congresistas de la oposición y partidos independientes con los del Centro Democrático por los desmanes y alteraciones al orden público que se presentaron en ciudades como Bogotá y Cali.

Mientras que la oposición condenaba posibles abusos y excesos de la fuerza pública por parte del SMAD de la policía, el Centro Democrático denunciaba que líderes de izquierda agitaban e incitaban a la violencia.