Paciente atendido en un centro hospitalario, en Colombia
Paciente atendido en un centro hospitalario, en Colombia.
AFP
29 Mar 2019 09:38 AM

Abuelo habría fallecido por negligencia médica en el Hospital de Meissen

Hector Santiago
Guaman Espinosa
El adulto mayor se pegó duro en su vivienda y al ser llevado al hospital, la atención no habría sido la mejor.

Por una presunta negligencia médica se habría desencadenado la muerte de un querido anciano de 82 años de edad, residente en el barrio Murillo Toro, de la localidad Rafael Uribe Uribe en el sur de Bogotá. 

Liliana Prieto, nieta de don José Pablo Parra, denunció en la emisora La Cariñosa de RCN Radio que los médicos y enfermeras del Hospital de Meissen, hasta donde llevaron al abuelito, no le brindaron el servicio requerido a su pariente luego de sufrir un accidente casero.

Lea también:  Cadáver de señora fue hallado dentro de una casa en el barrio San José de Bavaria

Afirmó Liliana en el noticiero Alerta Bogotá que don José Pablo, al parecer se pegó duro con el filo del armario que está en su pieza tras resbalar, y al pedir auxilio, todos llegaron a la habitación en donde lo encontraron con una herida abierta en la cabeza. 

El adulto mayor, quien trabajó toda su vida como zapatero, fue llevado a ese centro asistencial para que le cogieran algunos puntos en el cráneo, pero al sentir dolor de cabeza le aplicaron Diclofenaco que supuestamente le produjo asfixia. 

Liliana comentó que su abuelito estaba sano; presión arterial normal, no sufría de diabetes, ni alteraciones cardiacas y menos hipertensión, solo esa herida que necesitaba cerrarse con unos puntos, pero que lamentablemente en cuestión de horas lo dejó en estado vegetativo en una Sala de Reanimación, y luego en la Unidad de Cuidados Intensivos, en donde un paro cardiorrespiratorio lo sorprendió para quitarle la vida. 

Le puede interesar: Joven mató a 'pata y puño' a ladrón que lo iba a robar en Puente Aranda

La nieta del señor Parra dijo que al ancianito lo entubaron y casi ni lo atienden al llegar a las puertas del hospital, porque a su señora madre, quien lo condujo para la atención,  la mandaban de un lado para otro sin ‘pararle bolas’.