Tronco de árbol talado en Chapinero
Tronco de árbol talado. Imagen de referencia.
RCN Radio
24 Ene 2019 12:57 PM

Frenazo a la tala de árboles en el parque Japón en Bogotá

La Procuraduría le pide cuentas a la administración de Peñalosa.

La Procuraduría General de la Nación ordenó suspender la tala de árboles ordenada por el Distrito en el parque Japón, ubicado en la Carrera 11 entre calles 86 y 87, en Bogotá. 

De acuerdo con el oficio del Ministerio Público, se pide "la ejecución del aprovechamiento forestal, dada la probable afectación, daño, peligro y riesgo que eventualmente pudiera causarse al ambiente".

Se trata de uno de los temas más polémicos de los últimos días y que nada más este martes provocó cuatro plantones de ciudadanos que se niegan a que estos seis árboles sean retirados.

Lea también: Por árbol talado en Bogotá se siembran ocho, asegura Secretaría de Ambiente

De acuerdo con el Distrito, estas talas se realizan con el fin de despejar terreno para la construcción de juegos infantiles así como una cancha sintética. Ante esto, vecinos del lugar se oponen argumentando que se trata de un daño serio al medio ambiente. Así mismo, manifestó que serán remplazados con otros diez árboles.

Así las cosas, el ente de control exigió a la administración tomar las medidas necesarias para evitar posibles afectaciones al medio ambiente, destacando la importancia de los árboles al interior de la ciudad. Eso debido a que el ente de control considera que el daño no solo se mitiga reponiendo los árboles, sino que "es necesario valorar aspectos de índole ambiental, histórico, cultural y paisajístico".

Lea también: Distrito responde a críticas por tala de árboles en la ciudad

La suspensión se mantendrá en firme hasta que la Procuraduría reciba y revise un informe técnico en el que la Alcaldía exprese las estrategias para no afectar el medio ambiente, en especial para proteger a las aves que viven en estos árboles.

Para hacer este trámite, la administración tendrá un plazo de cinco días, por medio de un documento que demuestre el aval de la Secretaría de Ambiente.

La Procuraduría aseguró que la omisión "de estos condicionantes ecológicos (...) puede llevar a la amenaza de derechos colectivos de los habitantes del Distrito, por tratarse de una actividad que compromete el derecho a un ambiente sano y el equilibrio ecológico".