Vigilantes
Foto de referencia.
Inaldo Pérez
6 Abr 2020 05:00 PM

Los guardas de seguridad y su lucha en medio de la cuarentena

Muchas de ellos aseguran que se sienten felices con la posibilidad de trabajar aún en medio del riesgo. 

Aunque el coronavirus sigue expandiéndose en Bogotá, Colombia y el mundo, los obreros, campesinos, policías, tenderos, conductores y guardas de seguridad no han dejado de trabajar.

Estos últimos, no solamente tienen que preocuparse por los ladrones que quieren atacar en edificios, casas y conjuntos residenciales. También deben estar alertas de no contagiarse con el coronavirus, pues son unos de los sectores que más trabajan en medio de la cuarentena.

Muchas de estas personas aseguran que se sienten felices con la posibilidad de trabajar aún en medio del riesgo. A pesar de que a muchos de ellos, ahora les toque pagar dos transportes para llegar a sus sitios de trabajo y cumplir turnos de hasta 12 horas.

Así se les ve a estos héroes anónimos, caminando con las manos entre los bolsillos por las calles, en las estaciones de Transmilenio y en las entradas de hospitales. Con sus tapabocas puestos, sus bufandas en el cuello y su gel antibacterial entre las manos. 

En las madrugadas y en las noches algunos se frotan las manos para resistir las inclemencias del frío. Inclusive, hay unos más afortunados que otros, que están acompañados por sus perros, que patrullan con ellos con una fidelidad que parece mejor que la humana.

La Colombia de hoy reconoce a estas personas como héroes y empieza a plantearse una reflexión en torno a la importancia de estas tareas sencillas, que en este momento cobran más sentido que nunca.

Fuente
Sistema Integrado Digital