Restos del cohete Long March 5B
Restos del cohete Long March 5B
AFP
1 Ago 2022 07:20 AM

Bogotá tiene más probabilidades de que un cuerpo de cohete caiga sobre ella

Paula
Ruiz
@byruizlo
Datos indicaban que el cohete espacial chino, Long March 5B, pudo haber impactado en Bogotá y otras ciudades.

Los restos del cohete chino Larga Marcha 5B entraron en la atmósfera la noche del 30 de julio y "la gran mayoría de ellos" ardieron durante su caída, informó la CMSA, la agencia china dedicada a las misiones espaciales tripuladas. 

En un principio, se desconocía el lugar exacto en donde caerían estos pedazos, pero se estimaba que sería en el sur de Europa, a partir de la madrigada del domingo 31 de julio, según reveló el European Space Surveillance and Tracking. 

Le puede interesar: De terror: Ballena se “come” a dos mujeres que disfrutaban del mar

Sin embargo, hubo varias hipótesis de otras entidades expertas, como Nature Astronomy, que aseguraron que existían probabilidades de que los restos del cohete de 21 toneladas cayeran en la parte sur del mundo, por lo que alertaron a los gobiernos a estar preparados ante esta eventualidad. 

Además, en el estudio "Riesgos innecesarios creados por entradas de cohetes no controladas", dirigido por el doctor Michael Byers, profesor de la facultad de ciencias políticas de la Universidad de Columbia, utilizaron datos de catálogos de satélites de hace más de 30 años para calcular las caídas de pedazos del cuerpo de cohetes que vuelven a la tierra de manera descontrolada. 

Allí se dieron cuenta que había ciertas ciudades del mundo en las que las posibilidades de que reciban el impacto de estos restos de cohetes era muy grande, en este caso Bogotá era una de esas ciudades.

"Yakarta, Dhaka, Ciudad de México, Bogotá y Lagos tienen al menos tres veces más probabilidades que Washington, DC, Nueva York, Beijing y Moscú de que un cuerpo de cohete vuelva a entrar sobre ellos, sobre la base de la población actual de cuerpos de cohetes en órbita", asegura la investigación. 

Finalmente, los restos penetraron en la atmósfera terrestre a las 00.55 hora local (16.55 GMT del sábado 30 de julio) y cayeron en un área marítima situada en los 119 grados longitud este y 9,1 grados latitud norte, señala un comunicado del que se hizo eco el diario local Global Times.