Desesperado por los golpes de su padres, niño de 8 años se lanzó desde 9 piso. Imagen de referencia.
Desesperado por los golpes de su padres, niño de 8 años se lanzó desde 9 piso. Imagen de referencia.
Colprensa
25 Sep 2019 05:48 PM

¡Tenaz! Niño se arrojó al vacío para no recibir más las palizas de sus padres

Miguel Ángel
Valencia González
@MiguelValenciaf
El 'pelao' se tiró de un noveno piso.

Este hecho ocurrió hace un mes en la ciudad de Enerhodar, Ucrania, donde un menor de edad se lanzó por una ventana desde un noveno piso después ser golpeado por sus padres. Los progenitores del pequeño aceptaron, en medio del llanto, que usualmente maltrataban al niño.

Lo que generó la agresiva reacción de los padres del menor identificado como Anton fue que el niño rompió su uniforme en el colegio mientras jugaba. Para ellos este hecho resultó una ofensa y generó una enorme cólera, según indica un diario británico.

Lea también: ¿Racismo? Marbelle le dijo a un usuario de Twitter "mico asqueroso"

Según cuentan vecinos de esa familia, en algún momento, en medio del regaño, el menor empezó a ser golpeado de manera brutal por sus padres.

En medio de los gritos y la histeria por los golpes, después de la discusión, se escuchó de repente un ruido seco, como si algo "cayera a muchos metros de altura", dicen testigos.

“Pasaron varios segundos y hubo un ruido horrible, en el exterior del edificio cuando un cuerpo golpeó contra el suelo. Vi a los papás que bajaron corriendo por las escaleras para ver al niño que reposaba en el suelo”, expresó una mujer llamada Zhanna, quien vive en el mismo edificio.

Le puede interesar: Multarán a las empresas de transporte que se nieguen a prestar el servicio

A pesar de que la madre llamó a emergencias, el niño murió de manera instantánea por el impacto del golpe debido a un trauma craneoencefálico que sufrió.
 
Una vez las autoridades llegaron al lugar de los hechos les preguntaron a los padres por el accidente del menor. Ellos se justificaron diciendo que el niño saltó por la ventana de su habitación justo después del castigo e incluso reconocieron que no era la primera vez que lo golpeaban.