Ana del Castillo
Ana del Castillo
Captura de video
30 Mar 2020 12:03 PM

Ana del Castillo se pegó tremenda borrachera y hasta hizo twerking

Yurby
Calderón
@Yur_cald
La vallenatera demostró una vez más su gusto por el alcohol.

La cantante de vallenato, Ana del Castillo, se sumó a la dinámica que vienen haciendo varios artistas por el mundo de hacer un en vivo a través de sus redes sociales con la intención de interactuar con sus fanáticos durante la cuarentena que se registra en varias partes, como medida para evitar la propagación y contagio del COVID-19.  

La interprete recurrió a su cuenta en Instagram en la noche del domingo para conectarse con sus seguidores realizando un ‘live’, sin embargo, lo hizo mientras se tomaba unos tragos en su casa, pero a medida que iban pasado lo minutos, del Castillo se iba emborrachando.

La cantante que dentro de poco cumplirá 21 años, una vez más evidenció su inclinación por el alcohol, gusto que ha demostrado tener cuando se sube a una tarima, pero esta vez lo hizo en redes. Con una botella de Whisky a su lado, la artista cantó, bailó y hasta hizo twerking.  

Además, una Ana completamente ebria terminó besándose con un hombre desconocido que también estaba en su casa. Y aunque evidentemente ya no podía controlarse por los altos grado de alcohol en su cuerpo, la joven se negó a la solicitud de sus espectadores de desnudarse. “No me voy a encuerar”, manifestó la cantante.  

Del Castillo, se ha caracterizado por tener una actitud muy controversial, pues siempre está en el ojo del chisme.  

Hace unas semanas, los medios hablaban de ella por un altercado que tuvo con una mujer que asistió a uno de sus conciertos en Riohacha, La Guajira. La intérprete de ‘Sabroso’ perdió la paciencia con una de las espectadoras de su show, quien al parecer la estaba molestando desde el inicio.  

“Cálmate que te estoy viendo, me estás saboteando desde hace rato”, le reprochó la vallenatera a la mujer. Y le continuó diciendo: “Me la tienes montada... y estás gorda y fea. ¡Cálmate! Yo no me estoy quejando de nada, pero eres tú la que me la tiene adentro. ¡Corroncha!”.    

Acto seguido, del Castillo sin pensarlo mucho se acercó al borde de la tarima y desde allí le arrojó a su detractora lo que bebía en ese momento, recibiendo a cambió un desmesurado baño de espuma. 

Fuente
Sistema Integrado Digital