Repartidor entrega domicilio
Ingimage
28 Mayo 2020 04:14 PM

Señor tendero, vuélvase un ducho haciendo domicilios

Oscar Mauricio
Carvajal Combariza
@OscarMCarvajal1
Es más que un servicio de mensajería, es la carta de presentación de su negocio.

La pandemia del coronavirus ha obligado a los tenderos y comerciantes a descubrir que el domicilio es una gran oportunidad para relacionarse con sus clientes, y por supuesto que dejen de esperar a sus clientes en sus negocios para que salgan donde ellos se encuentran.

Sadoth Giraldo, Experto en estudio del consumidor y director de posgrados de mercadeo de la Universidad EAN, manifestó en la Tienda Ganadora de la Cariñosa que “los clientes de hoy se han vuelto más exigentes y esperan que la marca llegue a su domicilio. Por lo tanto, no es solamente un ejercicio de mensajería sino una oferta de valor que se debe planificar y estructurar con base en lo que el tendero quiere que la gente comprenda de su negocio, ya que los consumidores demandan más rapidez y que haya un compromiso de la marca en lo que dice y  hace para que este tipo de servicio sea exitoso”

A propósito de la celebración del día de las madres en días pasados, se evidenció que algunos negocios no están preparados para atender un alto volumen de domicilios. Por ese motivo, si un negocio quiere crear este servicio, debe tener algunos aspectos en cuenta como identificar con herramientas en google maps hasta donde puede llegar, es decir, las zonas aledañas a la tienda indicadas para entregar los encargos con un servicio rápido y que no genere incomodidades en términos de la logística para el tendero.

“Eso hay que planearlo, es necesario revisar la delimitación geográfica y el personal que se tenga contratado para ello pues si se cuenta con poco personal es imposible cumplir con los servicios de domicilio. Además, hay que definir el recurso que se usa (bicicleta, motocicleta o carro) y el costo que implica para establecer un valor a cobrar al cliente”, señaló Giraldo. 

Si se va a cobrar un costo por el servicio, debe comunicarse desde un principio al cliente pues en esta época difícilmente alguien se va a molestar por pagar esa labor siempre y cuando haya cumplimiento, puntualidad y buen servicio.

Además, Sadoth Giraldo manifestó que “no es lo mismo realizar un domicilio a pie en 5 cuadras que llevarlo en una motocicleta a 1 kilómetro a la redonda porque este último genera consumo de gasolina, tiempo y recursos, y allí se debe fijar un costo. Ese precio tiene que ir de la mano con muchas aspectos que deben ser argumentados al cliente como la relación con la fragilidad del producto, la congestión de la zona y el clima”.

En cuanto a las medidas de bioseguridad que deben cumplirse en la entrega de domicilios hay que evitar el miedo por parte del domiciliario hacia el consumidor final transmitiendo una buena imagen de marca que lo fidelice.

Fuente
Alerta Bogotá