Las Jevas del delito
Autoridades aseguran que la banda delictiva estaba conformada por mujeres de nacionalidad venezolana.
Gaula Policía Nacional
4 Mar 2020 06:54 AM

Cae banda criminal en Bogotá liderada por una mujer

Pepe
Morón
@PepeMoronReales
La líder de la organización era una joven de 19 años de edad, conocida como 'Risos Negros'.

Después de varios meses de labores de inteligencia y seguimientos por parte del Gaula de la Policía, en coordinación con la seccional de investigación criminal (SIJIN), las autoridades reportaron la captura de los autores intelectuales de varios hurtos y extorsiones en distintos establecimientos públicos, en Bogotá y Villavicencio

En este sentido, el comando del Gaula en la capital del país, explicó que en menos de dos meses fueron hurtadas dos clínicas veterinarias al norte y sur de Bogotá, así como también algunos consultorios odontológicos en Villavicencio. 

Fue así como se conoció que el 'modus operandi' era el mismo, varios hombres con armas de fuego y armas blancas, intimidaban a los administradores, profesionales y clientes del lugar, amordazándolos para posteriormente hurtar sus elementos personales y los equipos de valor de los establecimientos. 

Según trascendió, tal era la violencia en el actuar de los delincuentes, que los registros en las cámaras de seguridad, muestran como el líder de la organización entraba cargando consigo una granada; utilizando esto, como mecanismo de presión, que pudo desencadenar en un hecho fatal.

De igual manera, las cámaras de seguridad captaban al mismo hombre entrando en cada uno de los establecimientos hurtados, por lo que se logró individualizar como Juan Vásquez, alias `Cuñe’, un hombre de origen venezolano, aproximadamente de 40 años de edad, que no llevaba mucho tiempo en el país. 

Mientras más se profundizaba en el caso, se identifica que la autora intelectual de esta organización era la compañera sentimental de `Cuñe’, identificada como Yidemar Daviana Tuchón Cordero, alias `Risos Negros’, una joven venezolana de 19 años de edad, quien era el cerebro de este grupo delincuencial y quien una vez había seleccionado a las víctimas, daba las instrucciones a la banda, sobre cuáles lugares se debían atracar y en qué momento del día. 

Pero el accionar de los capturados no se limitaba al hurto, pues tras cometer los hechos ya descritos, extorsionaban a los mismos comercios donde antes habían ingresado.

Fuente
Sistema Integrado de Información