Cirugía plástica
Foto: Ingimage
26 Dic 2019 03:26 PM

Entró por 'puchecas' y salió sin vida

Fredy Leonardo
Daza Sepúlveda
@fredyldaza
Los hechos se dieron en la Calle 19 con Carrera Séptima, en un presunto lugar de garaje.

Una joven de 22 años murió en medio de una operación de aumento de senos, en un lugar ubicado en pleno centro de Bogotá. El procedimiento quirúrgico presuntamente fue realizado por enfermeras que no estaban certificadas.

En diálogo con la Cariñosa 610 AM de RCN Radio, el padre de la víctima, Freddy Farías, denunció que la cirugía se realizó en un sitio que no tenía autorización para ese tipo de procedimientos. “Una auxiliar de enfermería le hizo la operación. No tengo el dictamen de Medicina Legal, pero hay dos hipótesis. Una que le perforaron un pulmón y la otra que le aplicaron demasiada anestesia”, señaló.

Lea también: Malgeniado hombre asesinó a su mujer en la madrugada de Navidad

Según el testimonio del papá, la joven fue trasladada al Hospital San José, donde llegó sin signos vitales. “Primos de la niña fueron junto con la Policía al edificio donde sucedieron los hechos, y las supuestas cirujanas se escondieron. A una la encontraron en el piso 21 y a la otra en el piso 13, cuando a ella la operaron en un quinto piso”, relató el padre de la víctima. 

Las presuntas responsables fueron interrogadas por las autoridades, que pese a encontrar en una de sus maletas pertenencias de la joven, prótesis mamarias y los implementos de la cirugía, fueron dejadas en libertad por no ser halladas cometiendo algún delito en flagrancia. 

Los hechos sucedieron en la Calle 19 con Carrera séptima, en el centro de Bogotá, en la mañana del 23 de diciembre.

Le puede interesar: Alcaldía liberó a 17 animales silvestres que habían sido incautados en Bogotá

Yenifer Alejandra, como se identificaba la joven, recién había ingresado a trabajar y estaba en el proceso de adopción de una sobrina. “Antes de ir a la cirugía le dejó juguetes y ropa para estrenar en estas festividades”, aseguró el papá.

Según el señor Farías, mientras esperaba el cuerpo de su hija en Medicina Legal, conoció que 14 mujeres más perdieron la vida a manos de personas que se hacen pasar por cirujanos plásticos autorizados.