Cárcel La Picota de Bogotá
Trasladan a extraditables de la cárcel La Picota de Bogotá
Colprensa
6 Oct 2022 12:18 PM

Guardianes del Inpec serán sometidos al detector de mentiras por fugas y fiestas en La Picota: O hablan, o hablan

A la cárcel estarían ingresando celulares, tragos y más elementos prohibidos.

Las directivas del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) reconocieron que son muy graves las fallas de seguridad que tiene actualmente la cárcel La Picota de Bogotá. 

Precisamente, el nuevo director de ese penal, dragoneante Horacio Bustamante, reveló que hay lugares de ese penal que no tienen candados y que los reclusos prácticamente deambulan por varios pasillos sin control.

Le puede interesar: Por aguacero en Bogotá, podría haber demoras en el Aeropuerto el Dorado

En un primer diagnóstico, el Inpec detectó que existen caletas en las que los reclusos del pabellón de extraditables, guardan elementos prohibidos como sustancias restringidas, licores importados y dinero, entre otros.

Ante esta situación, esa entidad con apoyo de la Embajada de Estados Unidos en Colombia, utilizará el polígrafo como herramienta para detectar hechos de corrupción en ese penal.

“Nos van a ayudar con equipos de entrenamiento, por eso enviamos alrededor de 60 guardianes para que se capaciten en temas técnicos y tecnológicos”, dijo.

Agregó que “los guardianes serán sometidos a polígrafo. Es responsabilidad también de la Embajada ayudarnos frente a eso y queremos tener una gente especializada y dedicada en el control de polígrafo periódicamente, para todos los guardianes y funcionarios”.

Bustamante advirtió que “tenemos unos privados de la libertad que no tienen candados y que deambulan por su fase de seguridad y que tienen ese privilegio en ciertas áreas. Ahí tenemos unas falencias que ayer diagnosticamos y ese remedio es posible que mañana o por tardar el lunes lo tengamos”, afirmó 

Explicó que desde los barrios que están ubicados en la parte alta de la cárcel, estarían lanzando elementos prohibidos a los reclusos. El hueco que encontró el Inpec tiene una extensión cercana a los 900 metros, por donde también estarían ingresando los excéntricos elementos que son usados para las parrandas de los que están siendo requeridos en extradición.

Por su parte, el director del Inpec (e), coronel Daniel Gutiérrez, reconoció que “tenemos vulnerabilidades en la seguridad y seguramente habrán también algunos de nuestros guardianes que se han prestado para actividades irregulares o de corrupción, pero no quiere decir que todos seamos corruptos”.

Más información: Violencia intrafamiliar en el centro de Bogotá aumentó cerca del 200%

Finalmente, el funcionario señaló que se ha detectado que tanto en la noche como en algunas horas del día, desconocidos están utilizando drones que sobrevuelan la cárcel La Picota.

“Tenemos información de inteligencia del uso de drones dentro del perímetro de La Picota y no tenemos por ejemplo el aparato de frecuencia para apuntar los drones y derribarlos, porque no podemos hacer uso de las armas de fuego. Por eso nos quedamos viendo como sobrevuelan por encima”, concluyó.