Sicarios
Sicarios
Archivo
10 Sep 2022 11:08 AM

Sicarios bajaron de un tiro a directivo de una empresa de transportes

Diana Carolina
Navarro González
@nanalacrespa
El también médico fue sometido a dos complejas cirugías para extraer el proyectil que tenía alojado en la cabeza.

Poco más de 48 horas permaneció aferrándose a la vida Jorge Jiménez Mesino, el médico y presidente de la junta directiva de la empresa de transportes Cootransa, de Sabanalarga, Atlántico, que fue víctima de un ataque sicarial la noche del miércoles 7 de septiembre, cuándo salía de su trabajo.

En la UCI de la clínica Reina Catalina, a donde fue remitido la noche del ataque sicarial, se presentó su deceso, luego de haber soportado dos cirugías que buscaban extraerle el proyectil que se había alojado en su cabeza.

Le puede interesar: [Video] Joven se echa los 'pipazos' en pleno bus y nadie le dice nada por miedo

Los hechos ocurrieron el 7 de septiembre, sobre las 7 de la noche, cuando Jiménez Mesino, de 57 años, salía de la nevada de buses de Cootransa, a bordo de su camioneta Toyota Prado modelo 2020.

A pocas cuadras del lugar, dos hombres en motocicleta lo alcanzaron y le dispararon en varias oportunidades; sin embargo, solo una bala hizo blanco en su cabeza.

Jiménez Mesino perdió el control del vehículo y terminó impactando contra las rejas de una vivienda del barrio La Fuente, en Sabanalarga, mientras que los asesinos emprendieron la huida rápidamente.

Vecinos llamaron una ambulancia, que lo llevó inicialmente al hospital local y posteriormente fue remitido al centro asistencial en Barranquilla donde lamentablemente falleció.

Dentro de la camioneta se encontraron todas sus pertenencias, dinero, joyas, celulares, así que la hipótesis de un robo no fue siquiera contemplada.

Vea también: A la cana depravado que abusaba de peladita con parálisis carebral ¡Terrible!

El Departamento de Policía del Atlántico inmediatamente se puso al frente de la investigación y las primeras pesquisas arrojaron que, el ataque del médico estaría relacionado, al parecer, con el no pago de una extorsión de la que había sido víctima el gerente de la empresa Cootransa.

Este ataque obligó al paro de buses en la mañana del jueves tanto por parte de los conductores de Cootransa, como los de Expreso del Atlántico en rechazo y solidaridad por lo ocurrido.