retornos indígenas
Unidad de Víctimas
28 Jul 2022 07:45 AM

Más de 250 indígenas asentados en Bogotá están regresando a Risaralda y Chocó

Diana Alexandra
Moncada Giraldo
@alexamg1505
Este retorno hace parte de la quinta fase del retorno de la comunidad indígena emberá.

Desde la noche del pasado 27 de julio, indígenas de la comunidad Embera salieron del parque La Florida en Bogotá y el albergue La Rioja, para regresar a sus territorios ancestrales en Risaralda y Chocó 78 núcleos familiares con 254 personas, de los cuales 96 personas llegan a Risaralda y 158 a Bagadó, Chocó.

Ramón Rodríguez Andrade, Director General de la Unidad para las Víctimas, aseguró que ya fueron enviados los enseres y elementos personales de los emberá, que expresaron su voluntad de volver a sus territorios ancestrales.

Hoy emprendemos la quinta fase del retorno de la comunidad indígena emberá, un proceso que hemos venido adelantando desde el año anterior que nos ha permitido que estas familias regresen a sus entornos. Todo esto se ha dado como fruto de la coordinación de todas las entidades, el Ministerio del Interior, el Distrito, la Unidad para las Víctimas, entre otras" dijo.

Noticia de interés: ¡Pilas! Bicitaxistas anuncian nuevas protestas para este jueves 28 de julio

Así mismo el director manifestó que se han logrado importantes acciones a destacar “Todas estas entidades se han encargado de liderar este proceso de reubicación en el cual hemos logrado ubicar a más de 1450 personas en todo el territorio, aproximadamente 400 familias, y en esta quinta fase ya van 85 familias, 250 personas que llegan a sus zonas de origen” aseveró.

Finalmente Andrade explicó los lugares a donde llegarán estas familias “Luego del retorno, todas estas comunidades indígenas llegarán a Pueblo Rico Risaralda y a Bagadó Chocó. Este es un proceso, pero aquí estamos firmes en él” indicó.

También lea: Empanadas y hamburguesas subieron de precio: res, pollo y aceite están 'caribeños'

La Unidad para Las Víctimas, como en los anteriores traslados, apoya todos los retornos con alimentación, transporte de enseres y de personas, ayudas humanitarias, apoyo de la sostenibilidad del retorno, mercados y kits de hábitat (20 tejas de zinc, amarras, martillos, serruchos, limas, azadones, barretones y hachas), además con la coordinación interinstitucional para garantizar la permanencia de estas personas en sus territorios.