Maltrato infantil
Colprensa
9 Jun 2020 02:10 PM

Revelan detalles del cruel asesinato de niño de tres años en Kennedy

Tía del bebé denunció que el menor presentó quemaduras y mordeduras en partes íntimas.

El padrastro venezolano señalado de matar a un niño de tan solo tres añitos de vida dentro de una vivienda en el barrio María Paz, de la localidad de Kennedy, en el sur occidente de Bogotá, el pasado miércoles 3 de junio, es catalogado por vecinos y allegados como un verdadero demonio al que todo mundo le tenía miedo en la zona. 

Eva Rivas, hermanastra de la madre del angelito identificada como Migdalia Lugo, pero conocida en la cuadra como Karla, dijo en la emisora La Cariñosa 610 AM de RCN Radio que a su sobrinito, Isaías de Jesús, lo vio bien hasta diciembre del año pasado, pero luego de empezar la cuarentena por el Coronavirus no supo más de él. 

Afirma la mujer que la madre del infante nacida en el Estado Valencia de Venezuela hace 21 años, amaba a su hijito, pero luego de conocer a Jefferson, su nuevo compañero sentimental, ‘cambió del cielo a la tierra’. 

Ya no se preocupaba por el retoño, y hasta le decía al marido que castigara al niño porque lloraba mucho, denunció la señora Rivas. 

Según vecinos de ese ‘pagadiario’ donde habitaba la pareja conocido como La Pesebrera ubicado en la Diagonal 38 Bis Sur con la Transversal 83 C, al tipo le tenían terror, escuchaban constantemente al niño gritar del dolor luego de los golpes que recibía, al punto que alguna vez enfrentaron al extranjero y hasta le dijeron que regalara a la criatura en vez de tratarlo así. 

Eva comentó que su hermanastra Karla mantenía con los ojos morados por las golpizas que recibía de Jefferson, pero no atendía concejos para dejarlo, lo defendía y se negaba a abandonarlo a pesar de la violencia que le generaba, por eso es también culpable del fallecimiento de su sobrinito. 

La señora Rivas anotó en el noticiero Alerta Bogotá que los forenses de Medicina Legal le contaron que Isaías de Jesús presentaba muchos moretones y quemaduras en al menos el 80% del cuerpo, y hasta lesiones y mordeduras en sus partes íntimas. 

El sepelio del niño se llevó a cabo el pasado domingo 7 de junio en un cementerio de la ciudad con la presencia de unos pocos conocidos y su tía Eva, quien recibió la autorización del padre biológico residente en la frontera con Brasil y de la abuela materna, la cual vive en Venezuela para ser reclamado en la morgue distrital y darle el último adiós. 

La malvada pareja fue enviada a la cárcel en las últimas horas, luego que, en audiencia en el Complejo Judicial de Paloquemao, reconociera y aceptara haber asesinado al niño de 3 años de edad. 

De acuerdo con el veredicto, los imputados fueron sindicados de los delitos de homicidio agravado en concurso heterogéneo con violencia intrafamiliar y favorecimiento al homicidio en concurso heterogéneo.  

Se pudo establecer que el niño era permanentemente golpeado por su salvaje padrastro y su progenitora; por ello un juez de la república los mandó a ‘chupar barrote’, a ella al Buen Pastor y a él a La Modelo.

Fuente
Alerta Bogotá