Ritual satánico
El sujeto habría vendido su alma a Lucifer.
Pixabay
6 Mayo 2019 10:53 AM

Hombre en Rafael Uribe Uribe se suicidó en aparente ritual satánico

Mateo
Chacón
@DMateoChacon
El sujeto quedó colgando de una cuerda en medio de velas y calaveras.

Blanco del susto quedó el dueño de una casa del barrio Gustavo Restrepo cuando encontró a un inquilino colgado de una cuerda en medio de velas, círculos y estrellas pintadas en el piso, así como un libro de magia negra.

Los hechos quedaron registrados en un predio ubicado en la Calle 26A sur 12- 69, en la localidad de Rafael Uribe Uribe, donde vivía un hombre de unos 34 años de edad identificado como Edgar Rubén Morales Ramos.

Lea también: Conductor le echó el carro encima a una delincuente para evitar un atraco

De acuerdo a lo relatado por el dueño de la casa y sus vecinos, Morales vivía en una habitación de la vivienda, de la cual pagaba de manera cumplida su arriendo. Sin embargo, con lo que no contaban sus conocidos, es que el hombre tomaría la decisión de terminar con su vida en lo que sería un ritual satánico en el que le ofreció su alma al mismísimo diablo.

Los restos mortales de Edgar fueron encontrados en su habitación luego de que su arrendatario notara que hacía un buen tiempo que el individuo no daba señales de vida. Tenía las luces apagadas, las cortinas cerradas y el piso lleno de calaveras y velas. Su cuerpo se movía como un péndulo en el aire colgado de una cuerda.

Lea también: ¡Brutal accidente! Dos carros se volcaron en la Calle 26

Cuentan quienes lo conocieron que Morales siempre vestía de negro, tenía el cabello largo y solía escuchar música pesada. Sin embargo, dicen que era un muchacho trabajador que todos los días salía a camellar. 

Sin embargo, en los últimos días se había mostrado cada vez más silencioso. Llevaba siempre bajo el brazo libros de magia oscura y realizaba extraños rituales de adoración hacia Lucifer.

En uno de ellos le habría vendido su alma al diablo, y como muestra de obediencia, y en un intento por reunirse con ese ser, se quitó la vida sin dejar una carta de despedida, pero no sin antes dejar su habitación hecha toda un templo de las artes oscuras.